Todo sobre los moldes para horno: tipos, materiales, porciones y propósitos

Todo sobre los moldes para horno: tipos, materiales, porciones y propósitos

Cocinar es una de esas actividades que una vez que le tomas el gusto, ya no puedes dejar de hacerlo. Y dentro de la cocina, uno de los mejores placeres es la repostería. Hacer tortas, postres y bizcochos es, además de un arte, toda una ciencia. Por ello, es tan importante saber hacerlo y conocer los utensilios que usas como los moldes para horno.

Los moldes para hornear son todo un universo por aprender. Así que sigue leyendo para conocer más.

Tipos de moldes para horno que existen

Tipos de moldes para hornear

Antes de comenzar, te recomendamos gastar un poco más y comprar moldes de excelente calidad. Pues un buen molde, cuidándolo como se debe, te va a durar toda la vida.

Ya entrados en materia, veamos qué tipos existen y cuál se ajusta a tus necesidades.

Moldes para horno según su material

El material influye en la cocción de tus productos. Mira acá los materiales más usados.

Acero inoxidable

Está dentro de los materiales que más se usan debido a su durabilidad y resistencia. Lastimosamente, no transmite el calor de la mejor manera, pero por otro lado resiste de maravilla el calor. Lo mejor, es que no reacciona con ningún alimento (Alambique, s.f.).

De silicona

Ayudan a desmoldar con facilidad por su flexibilidad. Algunos modelos sirven para el frío o el calor. La mejor opción es aquella que trae fibra de vidrio. Como consejo lo mejor es usar utensilios del mismo material y evitar cuchillos u objetos que los perforen (Lecuine, s.f.).

De aluminio

Transmiten muy bien el calor y son económicos, aunque puede liberar un sabor metálico al reaccionar con ciertos alimentos. Además, se puede golpear por su ligereza. Para evitar los inconvenientes, se recomienda el uso de aluminio anodizado (Alambique, s.f.).

De cerámica

Estos han pasado por un proceso llamado vitrificación, lo que los hace muy resistentes al calor. Generalmente no necesitas que se desmolden por sus formas (Lecuine, s.f.).

El tamaño sí importa

Cuando vas a realizar alguna preparación es importante que tengas en cuenta el tamaño. Los puedes medir por libras, porciones o tamaño del molde, solo ten presente que depende si es cuadrado o redondo. Acá puedes revisar una guía práctica (Baby Tuto, s.f.).

Tipos de moldes para hornear

En este apartado encontraremos los distintos tipos según su función.

Clásicos para hornear

Están hechos de hierro o aluminio, su forma es circular. Sirven para hacer grandes tortas caseras y bizcochos (Escuela de Tartas, s.f.).

Para hornear cupcakes

Estos tienen un tamaño estándar y algunas cavidades. Allí se debe poner el papel para hornear los cupcakes o muffins. Si haces cupcakes sin ellos, el papel se abrirá y no tendrá resistencia. Estos moldes vienen en aluminio o en silicona (Escuela de Tartas, s.f.).

Desmontables

A diferencia de los anteriores, estos se pueden desarmar por completo. Tienen un anillo lateral que le permite agrandar el aro.

También se pueden usar sin su fondo. Su principal uso es para pasteles salados y tartas. Y vienen en infinidad de formas: cuadrados, en forma de corazón, redondos (Escuela de Tartas, s.f.).

De pan o brownies

Estos son rectangulares. Se usa para preparar panes y brownies, o incluso galletas. Por lo general son de hierro y un poco más pesados y resistentes a mucho tiempo (Escuela de Tartas, s.f.).

Cómo cuidar tus moldes

Recuerda siempre engrasarlos antes de usarlos, untando con margarina o aceite, luego espolvorear con harina. Y evita usar utensilios de metal que los puedan rayar (Lecuine, s.f.).

Lo mejor es engrasar al comenzar a preparar la receta, Al igual que cuando precalientas el horno. Con esta pequeña guía ya tienes idea de cuántas cosas interesantes puedes hacer en tu cocina, así que anímate a probar y experimentar con nuestros productos listos para hornear.



Abrir chat