Tipos de masas que debes conocer en la repostería casera

Tipos de masas que debes conocer en la repostería casera

La repostería y panadería casera es una de las mejores formas de consentir a tu familia. Y es que puedes elegir entre un gran catálogo de opciones: desde tortas esponjosas y galletas, hasta tartas y panes calientitos. Eso sí, lo primero que debes saber es que hay distintos tipos de masas para cada preparación.

¿Quieres conocer cuáles son los principales tipos de masas, sus diferencias y usos? Entonces, ¡sigue leyendo porque esto te interesa!

Tipos de masas para tus recetas de repostería casera

1. Masas fermentadas

Este es uno de los tipos de masas más sencillos de preparar en la repostería y panadería casera. El secreto está en uno de los ingredientes esenciales para este tipo de masa: la levadura de panadería.

La clave de la preparación está en mezclar, amasar, estirar y tener algo de paciencia.

Además, debes considerar que una de las decisiones más importantes a la hora de preparar masas fermentadas es tener en cuenta el tiempo de levado. Si dejas fermentar la masa más de la cuenta, es posible que tus preparaciones se desmoronen.

La forma básica de obtener el fermento es poner un poco de agua tibia con harina y dejarla reposar por 48 horas. Para acelerar la fermentación puedes agregar yogur o miel a la mezcla (Jurado Romero, s.f.).

2. Tipos de masas quebradas

A diferencia de la masa fermentada, esta popular preparación se quiebra con facilidad una vez horneada. Esto sucede debido a que durante la cocción en el horno, la masa se deshidrata por completo.

Estas masas se deben manipular lo menos posible para evitar que se quiebren. Por su textura, son muy utilizadas como base para tartas dulces o saladas.

Mientras que la masa fermentada necesita un tiempo de reposo de 48 horas, la masa quebrada requiere tan solo media hora de reposo en frío. Esto la hace una masa ideal si quieres consentir a tu familia y tienes poco tiempo.

3. Tipos de masas para tortas

Una de las preparaciones clásicas de la repostería casera son las tortas. Su masa esponjosa y su versatilidad en cuanto a sabores se trata, las convierte en un postre perfecto para cualquier ocasión.

Para preparar tortas se necesitan dos tipos de masas (Jurado Romero, s.f.):

El bizcochuelo

Está compuesto por harina, margarina, azúcar y huevos. En ocasiones el azúcar puede reemplazarse por un endulzante artificial, o la leche por algunos  huevos.

Debido a que estas masas son más pesadas, necesitan un agente leudante como el polvo para hornear o el bicarbonato de sodio. Estos ingredientes permiten que la masa crezca adecuadamente en el horno.

El fondant

Esta masa es ideal para la decoración de tortas debido a su versatilidad, pero requiere una técnica precisa. Aunque es posible comprar fondant, hacerlo en casa no es difícil. Se prepara con gelatina, agua fría, azúcar, jarabe de maíz y margarina Dagusto® derretida (Vermal, s.f.).

Luego de mezclar los ingredientes, asegúrate de amasar bien hasta que el fondant quede liso. Envuelve en papel film y almacena en la nevera para que dure más tiempo.

La repostería casera, un mundo versátil

Como ves, preparar masas para lograr una torta provocativa o un pan crujiente y horneado en casa es muy fácil. Existen opciones deliciosas y que puedes preparar por ti misma para sorprender a tu familia en cualquier ocasión.

En Dagusto® tenemos una línea de masas congeladas que serán de gran utilidad paras poder hornear en casa y hacer las mejores y más especializadas preparaciones. ¡Pruébanos!



Abrir chat