¿Cómo hacer una receta de pan casero calientito y delicioso?

¿Cómo hacer una receta de pan casero calientito y delicioso?

No como un pan calientito y delicioso, hecho a tu gusto y mejor sin salir de casa, ¿verdad? Por eso, aquí te explicamos el paso a paso de una receta de pan casero que deleitará tus sentidos.

Con los tips que te daremos conseguirás un pan crujiente por fuera y muy suave por dentro.

Ingredientes para hacer pan casero

Lo primordial para hacer pan casero delicioso son los ingredientes. En este caso usaremos solo 6. Por supuesto, esta es una preparación base, luego puedes variarla para cambiarle el sabor y adaptarlo a tus caprichos.[1]

Para aproximadamente 4 porciones usa:

  • 200 ml de agua.
  • 30 ml de aceite de oliva o 25 g de margarina Dagusto®.
  • 7 g de levadura de panadero seca o 21 g de levadura fresca.
  • 400 g de harina de trigo de fuerza o harina de trigo todo uso
  • 4 g de azúcar (una cucharadita).
  • 7 g de sal (una cucharadita colmada).

Sigue esta receta de pan casero

Ahora vamos con el paso a paso, quedarás impresionado con lo fácil que es seguir esta receta de pan casero:

  1. Prepara el prefermento. A 100 ml de agua tibia agrega 7 g de levadura seca o 21 g de levadura fresca y 4 cucharadas de harina de trigo.
  2. Mezcla todos estos ingredientes y deja que repose por 15 minutos.
  3. Pasado este tiempo, coloca los 400 g de harina en un recipiente ancho y haz una especie de hueco en su interior.
  4. Vierte en el hueco 100 ml de agua tibia, el aceite de oliva o la margarina, el azúcar y el prefermento. La cucharada de sal colócala en un extremo.
  5. Mezcla con una cuchara o cualquier utensilio. Cuando te sea difícil seguir procede a amasar con tus manos hasta integrar todo.
  6. Amasa estirando y doblando la masa durante 5 minutos aproximadamente, hasta que quede bien suave y lisa.
  7. Forma una bola, colócala en un recipiente aceitado, cúbrela con un paño y déjala reposar por 1 hora y media.
  8. Presiona la masa con tus dedos para quitar el exceso de gas y da forma a tu pan. Puedes hacer un solo pan o preparar varias porciones del tamaño de una almojábana.
  9. Cuando tengas tu pan formado cubre su superficie con un poquito de aceite y un paño. Déjalo reposar otros 45 minutos para que crezca un poco más la masa.
  10. Precalienta el horno a 200°C con la bandeja adentro.
  11. Haz unos cortes en la parte superior de tu masa y unta un poco de yema de huevo en la superficie si quieres que quede más dorado y un poco de margarina en la bandeja para que el pan no se pegue.
  12. Colócalo al horno y deja que se cocine por 40 minutos.
  13. Pasado este tiempo tendrás tu pan casero calientito y listo para comer.

Si usas harina de trigo de fuerza la consistencia de tu pan será más esponjosa. Aunque con la harina de trigo todo uso igualmente te quedará delicioso, como de panadería.

Además de seguir esta receta de pan casero, otras estrategias que puedes usar para conseguir una textura crujiente por fuera y suave por dentro son (Pakus, 2018):

  • Poner un recipiente con agua en el piso del horno.
  • Usar un atomizador para rociar agua en la superficie del pan o las paredes del horno cada 5 minutos.

Varía la clásica receta de pan casero

Esta es la forma sencilla de hacer pan casero, pero puedes agregarle sabores y rellenos para ocasiones especiales. Justo antes de colocarlo al horno puedes agregarle orégano, queso parmesano o ajonjolí en su superficie. Así le darás un toque diferente.

Asegúrate de que sea una buena ración y presiona un poco para que se integre a la masa. También puedes colocar queso o jamón en el interior. Incluso puedes probar con rellenos dulces como chocolate o mermelada.

Cualquiera de estos agrégalos dentro del pan, mientras le estas dando forma a la masa. Puedes usar tu pan casero como acompañamiento para cualquier plato. Unas rebanadas de pan van bien con frijoles, un asado, sopas e incluso ensaladas.

Practicidad a la hora de hacer pan casero

Además de lo sabroso que puede resultar comer un pan casero recién horneado, es muy práctico. Si eres de los que no disponen de mucho tiempo entre semana, puedes dejar las porciones de masa en el refrigerador.

De esta forma, no tendrás que repetir esta receta de pan casero y será mucho más rápido. Solo debes descongelar y echar tus piezas al horno.

Otra estrategia es congelar el pan previamente horneado. Así, solo tendrás que calentarlo unos minutos en el horno y quedará como recién hecho.

Una vez que hagas la prueba y veas lo sencillo que es, no querrás dejar de hacer  esta receta de pan casero. Y es que nada mejor que desayunar con un pan calientito y crujiente, recién salido del horno, ¿no crees?



Abrir chat