palitos-de-queso-listos-para-calentar

Palitos de Queso para Hornear Dagusto® X10 unds

10 unidades de Palitos de queso, listos para hornear Dagusto®

Hechos por manos panaderas, horneados por ti.

$17,490

Hay existencias

Alista / Amasa
Saca los palitos del congelador, ubicalos sobre latas de horneo con una distancia de 4 a 5 cm entre las unidades y llévalos directamente al horno.

Hornea
Los valores de tiempos y temperaturas de horneo son sugeridos y pueden variar según el tipo de horno, cantidad de producto a hornear, condiciones etc., por lo que es necesario que realices una prueba para que el horno no este tan caliente. Nuestras recomendación es precalentarlo y meter el producto a una temperatura entre 160°C y 180°C por 50 a 60 minutos.

Disfruta
Date gusto con unos palitos recién horneados en casa. ¡Nada más rico!

Nuestros palitos de queso son un verdadero snack que ha al igual que muchos de nuestros productos ha hecho un viaje histórico para convertirse en lo que son hoy.

Historia de los palitos de queso

Aunque su origen no está claro, en Venezuela se manejan algunas hipótesis que coinciden entre sí por la ciudad en la que nacen las historias.  Diferentes autores de la gastronomía y cultural coinciden en su pliego histórico en que el tequeño uno es emblema propio de la cocina de la República Bolivariana de Venezuela.

Palitos de queso o Teques

Un apellido pudo ser el encargado de la asignación del nombre a este bocado popular. En esta teoría sobre su origen, se ubica la creación de los deditos de queso en la década del 20 del siglo XX por Josefina Hernández de Oviedo a sus 15 años. Aunque en principio se les denominó enrolladitos, fue a partir de la década de los 60 en la que se cambió su nombre por tequeños. Su consumo se había popularizado en el área de Los Teques, gracias a los distribuidores de Los Teques, también conocidos como los tequeños.

La familia de Josefina se estableció en Los Teques provenientes de Caracas, fue cuando durante una fiesta ofrecieron un pasabocas nuevo elaborado con una pasta de trigo la cual envolvía un trozo de queso, que resultó ser un éxito. Cuando la familia llegaba a la ciudad cargada de estos Teques hoy conocidos como palitos de queso,  les gritaban “¡Llegaron los tequeños!”.

Abrir chat